7 secretos para ser una persona extraordinaria

Ser extraordinario no es un regalo o algo innato; es un comportamiento aprendido.

En el momento en que escuchamos la palabra “extraordinario” pensamos en famosos, gurús espirituales o genios del mundo. Debido a esto, a la gente como tú y como yo no han vendido la idea de que convertirse en una persona extraordinaria es algo descabellado, por eso muchas veces ni siquiera aspiramos a eso.

Sin embargo, no es sólo posible, sino también fácil de alcanzar. Desde mi experiencia y luego de haber interactuado y leído con cientos de personas, he llegado a la conclusión de que hay siete secretos que pueden convertir a cualquiera en una persona extraordinaria, y sobre todo que se sienta orgullosa de serlo. Toma nota:

“Los 7 secretos para ser una persona extraordinaria. Mi regalo hoy para ti!”

  1. Lo extraordinario es una acción: Puedes estar en desacuerdo conmigo gramáticamente y decir que extraordinario es un adjetivo (de calidad) y no un verbo. Bueno, no puedo negar que tienes razón, y es precisamente donde está el secreto. ¿Cómo crees que se establece en un ser humano una cualidad? La gente extraordinaria no se crea de la nada, ¿verdad? Se hacen así mismos por “realizar” cosas que les ayudan a adquirir la cualidad de ser extraordinaria. Hace un tiempo escuché de alguien que estaba en una situación muy estresante, y no sabía cómo salir de la misma. Traté de ayudarle dándole algunas sugerencias, pero ella hacía caso omiso a mis ideas, por alguna razón u otra. Entonces, me di cuenta de que ella no quería ser ayudada, ella quería quejarse y actuar como víctima. La impotencia es un hábito. Y gente extraordinaria no la tienen. De hecho, ellos hacen exactamente lo contrario, rara vez se quejan y se centran en la solución de los problemas. Se aseguran de que la felicidad sea su objetivo primordial. Las personas extraordinarias “hacen cosas” para hacer sus vidas más valiosas y diferentes al resto. Se trata de actuar de maneras que no son comunes o inesperadas, y salir a la cancha y hacer algo más allá de sus limitaciones percibidas. Esta es una acción que sin duda les llevará a ser extraordinarias.
  1. Lo extraordinario es una actitud: No se nace siendo extraordinario, ni tampoco se lleva en los genes. Hay toda una colección de pensamientos poderosos de por medio. Cuando te dices a ti mismo una y otra vez que eres una persona capaz, que estás en camino a lograr grandes cosas en la vida, una chispa se enciende en tu mente. Se enciende un fuego que impulsa tu actitud. Afortunadamente, nuestra actitud está completamente bajo nuestro control, independientemente de lo bueno o malo que nos suceda. Todo el mundo en este planeta tiene su cuota de altibajos, desgracias y ráfagas de buena suerte, y sin embargo, todos respondemos de maneras diferentes ante eventos semejantes. ¿Te has preguntado por qué? Debido a que algunas personas apelan a su fuerza interior para superar los problemas diarios y centrarse en sus metas más grandes. Cada vez que una puerta o una oportunidad se cierran sobre ti, tómala como un reto y sigue adelante. Esto indica que lo que es mejor para ti aún no ha llegado o que no estás realmente centrado en lo que realmente quieres. ¿No te parece curioso que justo cuando pensamos que todas las puertas se han cerrado en nosotros, de repente se abre una nueva, de la nada? Los logros extraordinarios comienzan en la mente, en la actitud que asumimos, más que en la realidad de nuestra situación actual. Al adoptar una actitud proactiva y lograr que se instauren en nuestra mente, los resultados extraordinarios fluyen a partir de ahí.
  1. Ser extraordinario es una opción: Hasta ahora te habrás dado cuenta que ser extraordinario no es ni un accidente, ni un privilegio especial que unos tienen y otros no. Es un estado de creación donde se pretende ser lo mejor posible. Y llegamos a ser mejores, eligiendo ser mejores. Por ejemplo, cuando alguien es grosero o agresivo contigo, ¿cuál es tu primera reacción? Te dan ganas de devolverle o pagarle con la misma moneda, tomando la manera ordinaria, aquella que no requiere ningún esfuerzo mínimo especial. Pero tomando otra opción, se necesitaría de una fuerza de voluntad sólida y una elección bien meditada para actuar de otra manera ante esa persona que te falta el respeto. Puedes optar por no insultarlo y hablarle cara a cara y actuar con equilibrio ante esa persona. Esta segunda opción hace que la otra persona se frene y cambie de actitud. Ella no sabrá cómo responder a tu reacción y respuesta extraordinaria. La próxima vez, esa persona va a pensar dos veces antes de agredir verbalmente a otra persona, o a ti. Las personas extraordinarias eligen sabiamente, sobre todo cuando están bajo presión y estrés.
  1. Ser extraordinario requiere esfuerzo diario: Si continuamos cometiendo los mismos errores que cometimos antes, y no aprendemos de ellos, nuestras posibilidades de convertirnos en una persona extraordinaria disminuyen considerablemente. Aprender de las experiencias cotidianas, cerrar los ciclos que las retroalimentan para mejorar, es una de las armas secretas de las personas extraordinarias. En ocasiones, es la manera más sencilla de hacerlo, sin embargo, muchos de nosotros no lo hacemos. Hablo de mejoras sencillas, simples, continuas que puedan ir incrementando poco a poco los resultados que esperamos. Las personas extraordinarias no se convierten de la noche a la mañana. Es necesario practicar ser extraordinario cada día, hacer mejoras aparentemente pequeñas, pero muy valiosas. Si se puede!
  1. Ser extraordinario demanda ser disciplinado: Ser disciplinado no es fácil para nadie. Te voy a dar mi propio ejemplo. Antes de comenzar a correr 5kms casi a diario, tuve que comenzar caminando-corriendo poco a poco, algo que al principio para mí fue casi imposible hacerlo. Sin embargo, mi cuerpo me dijo que tenía que hacer más ejercicio, y comencé a esforzarme todos los días para ponerme los zapatos para salir y caminar. La primera semana no fue nada divertido, me dolía el cuerpo y me quedaba sin aliento. Entonces, algo comenzó a cambiar, de manera imperceptible, pero sin pausa. Al mismo tiempo, todos los días una alarma se encendió en mi cabeza que decía “tengo que salir a correr”. Antes de darme cuenta, de abrir los ojos, ya estaba saliendo por la puerta. A solo 3 semanas de iniciar este trayecto, ya mi cuerpo se había habituado. Tú puedes hacer lo mismo con cualquier cosa que elijas, hasta que se convierta en un hábito. Las personas extraordinarias tienen la “rigidez” que hace que la disciplina sea parte de sus vidas.
  1. Lo extraordinario tiene que ver con el aprendizaje: Para la mayoría de nosotros, el aprendizaje se convierte en un elemento ocasional, una vez concluimos nuestros estudios formales. Te voy a dar un secreto: el aprendizaje sobre la vida comienza inmediatamente después de obtener un título. Es ahí cuando tenemos que intensificar el aprendizaje, en grande. Las personas extraordinarias aprenden de las pequeñas cosas de la vida, observándose profundamente a sí mismo y a los demás. Hay innumerables formas para aprender. Puedes leer libros, escuchar podcast o audiolibros, asistir a talleres, seminarios, ver videos inspiradores, conversar con aquellos que son más sabios que tú… y la lista continúa. Las personas extraordinarias sienten ganas de aprender cada hora del día. Y no quiero exagerar. Cada experiencia nos enseña algo valioso, incluso las malas. Las personas extraordinarias están siempre dispuestas a aprender.
  1. Lo extraordinario es una creencia: Obtenemos lo que creemos. En lo que no creemos, por más que lo queramos, lo eludiremos siempre. En esencia, si quieres convertirte en una persona extraordinaria, debes creer con todo tu corazón que eres capaz de sobresalir de la multitud y lograr lo imposible. Las creencias hacen posible los milagros. Cuando estuve en situaciones de mi vida extremadamente difíciles, deje de lado lo superficial, ese ajetreo de mi vida, y me centré en el “por qué” de estas situaciones. Me di cuenta rápidamente de que el problema estaba en mi cabeza, no el mundo fuera de mí. Fue un golpe duro, pero decidí descubrirme y actuar en consecuencia. A partir de ese día, creí firmemente que era merecedor de ser supremamente feliz y ganar todo lo bueno que me puede ofrecer la vida. Y eso fue exactamente lo que pasó, casi sin esfuerzo y en un espacio de tiempo increíblemente corto. Esta es mi verdad. Así, puedo afirmar con toda confianza que si crees en tus metas y sueños realmente te convertirás en una persona extraordinaria.

Si pones estos sietes secretos en práctica con todo tu corazón, el éxito y la felicidad llegarán a tu vida en el momento menos esperado.

[Total: 5   Promedio: 3/5]

4 comentarios en “7 secretos para ser una persona extraordinaria”

  1. Alexander Bernal

    Los 7 secretos que compartes son realmente extraordinarios y lo importante en estos momentos es procurar en la constancia de aplicarlos a nuestras vidas. Prometo hacerlo..
    Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

El precio EN OFERTA es de sólo RD$5,000 RD$4,300 p/p, disponible hasta el 21 de noviembre 2019.

INSCRÍBETE AQUÍ

Al reservar te llegará inmediatamente un correo electrónico con los datos del pago. 

El precio EN OFERTA es de sólo RD$900 p/p. Esta oferta vence en:

Días
Horas
Mins
Segs

RESERVA TU ASIENTO

Al reservar serás redireccionado a una página con los datos de pago. La reservación sin el pago correspondiente no se hace efectiva.

Ir al contenido