Cómo convertirte en la persona que quieres Ser

¿Quién eres en realidad? ¿Eres lo que quieres ser o lo que los demás esperan que seas? Cuestiones que en principio fueron constructos filosóficos existencias hoy están en manos de la psicología. A lo largo del tiempo diferentes escuelas psicológicas han planteado trayectos puntuales para que el ser humano se convierta en persona.

Pero, ¿acaso no nacemos siendo personas?

El ser humano desde su nacimiento, y en eso concuerdan todos los teóricos de la conducta humana, comienza a adquirir elementos que se incorporan en su personalidad, y este proceso solo termina con el fin de la vida. Estoy de acuerdo con lo que plantean muchos teóricos: nacemos siendo individuos y evolucionamos hasta convertirnos en persona.

“Persona” es una palabra griega que significa “máscara”, la cual se utilizaba (y aún se utiliza) en las representaciones teatrales de la antigua Grecia y este tipo de arte en general. Cuando somos “personas” adquirimos y/o construimos una “máscara” que nos distingue de los demás y que nos hace individuos diferencias. Carl Rogers, uno de los psicólogos norteamericanos más influyentes del siglo XX, en su libro: El proceso de convertirse en persona, plantea que en el desarrollo del ser humano a lo largo del tiempo nos vamos colocando máscaras para lograr obtener aceptación y valoración social. Entonces, partiendo de esto te pregunto: ¿La máscara que tienes (= la persona que eres…) es fruto de tu propia incorporación o para llenar las expectativas de quienes te rodean?

“10 prácticas para convertirte en quien realmente eres.

Dejo esta reflexión abierta y a continuación te presento algunas recomendaciones para puedas convertirte en la persona que debes ser: TÚ MISMO.

  1. Acéptate tal y como eres. Somos seres imperfectos, con miedos, debilidades, fortalezas, talentos… para lograr ser tú mismo es necesario que te aceptes y te ames como eres, con tus virtudes y defectos. Una de las principales causas de consulta de muchas personas reside en el hecho de que no se acepta incondicionalmente.
  2. Sé crítico en todo. Aprende a tomar y a dejar, evita idealizar personas o movimientos sociales, convéncete a ti mismo que lo que decides incorporar a tu vida es por decisión propia y no porque permitiste que te persuadieran. No tienes que hacer todo lo que digan los demás, solo porque ellos lo dicen. Toma tus propias decisiones.
  3. Expresa libremente tus sentimientos. Nadie tiene por qué obligarte a sentirte como él quiera o a criticar cómo te sientes. Tus sentimientos son tuyos y tienes todo el derecho de expresarlos libremente y como lo desees. Y a quien no le guste… (Completa la frase!).
  4. Nunca entregues lo que eres a ninguna otra persona. Frases como “es que él es todo para mi”, ó “mis hijos son mi vida, la luz de tus ojos”, ó “es que no soy nada sin ti”, condicionarán tu vida, y sabes qué? que como todo en esta vida acaba, si pierdes eso a lo que te entregaste, entonces serás un muerto en vida (piénsalo un momento). Que ames incondicionalmente a tu pareja, amigo o a tus hijos es sumamente importante, pero que deje de ser TÚ para convertirte en una extensión del otro es una forma de morir en vida. Ama sin dejar de ser tú y de amarte a ti mismo.
  5. Pon tu sello en todo lo que hagas. Hay cosas que te caracterizan y te hacen muy particular (tal vez alguna expresión, frase, ademán, mueca… etc.), quizás esas cosas que haces que llama la atención en los demás de manera positiva debes impregnarlo en todo lo que haces, aunque a algunos no les guste. Si te haces feliz y no hace daño a nadie, entonces hazlo.
  6. Busca sentirte bien contigo mismo. El amor por los demás empieza por uno mismo. Son muchos los refranes y reflexiones espirituales que así lo confirman. Si no te sientes bien contigo, tus relaciones con los demás serán una pantalla, o una “máscara” que siempre ocultará quien realmente eres. Para poder amar a los demás, tienes que amarte primero a ti mismo.
  7. Respeta la individualidad y las diferencias de cada quien. Cada cabeza es un mundo, lo que enriquece este mundo son las características que diferencian a cada ser humano. La diversidad hace que el mundo sea interesante. Que los demás no sean como tu deseas o como tu “crees” que “deberían” ser, no quiere decir que tengas que rechazarlos. Acepta las diferencias de los demás, aunque no compartas sus creencias o costumbres.
  8. Muéstrate siempre dispuesto a crecer/cambiar. Si algo sabemos los psicólogos es que la personalidad del ser humano es cambiante y una de las principales razones de problemas emocionales y existenciales en ciertas personas es la resistencia que muestran a cambiar (domicilio, ideas, relaciones…). Lo natural es el cambio, nada permanece en el tiempo y lo quieras o no, si deseas caminar en esta vida sin trastornos es necesario que estés dispuesto a afrontar los cambios que se produzcan en tu vida, de manera voluntaria o no. Eso es lo natural.
  9. Maneja la culpa. Dice un amigo colega que: “la culpa no puede durar en tu corazón más de 3 minutos”. Si bien la culpa es un sentimiento que nos lleva a autoevaluarnos ante ciertas situaciones, es necesario tener en cuenta que cuando llegamos a las conclusiones esperadas, debemos buscar la manera de cambiar la emoción por una que nos haga sentir bien. Evita las autocríticas negativas y juzgarte constantemente. Pasa la página!
  10. Ten en cuenta que no le vas a caer bien a todo el mundo. El mundo no va a ser cómo lo esperas, no todos te van a aceptar tal cual eres, por tanto ten en cuenta que tendrás personas a tu lado y otros a los que no les interesa tenerte a su lado. Eso también es parte del diario vivir. No cambies tu forma de ser para “agradar” a alguien o para que te acepte. Quien te quiera debe hacer tal y como eres, sino de lo contrario, lo mejor es que se aleje de tu vida.

 ¿Por qué es importante todo esto?

Convertirse en UNO MISMO y aceptar nuestra “máscara” única, personalizada e irrepetible, nos asegura llevar una carga emocional muy ligera que nos permitirá manejarnos de la manera más adecuada frente al mundo y no permitir que todo nos afecte. En mi experiencia puedo afirmar que la mayoría de pacientes/clientes que veo en la consulta privada tienen una máscara que no es la que le corresponde, y al no cumplir con lo que los demás esperan de ella, entonces entran en conflictos emocionales y conductuales. Imaginate entonces si todos pusiéramos en práctica estas estrategias (…yo tendría que dedicarme a escribir novelas!)

Para finalizar es necesario que sepas que tienes el potencial para poder hacer frente a todos tus problemas o situaciones que te afecten. Sin embargo, hay personas que no saben cómo o no conocen las estrategias para poder salir a flote. Es ahí donde siempre será bien recomendado el acompañamiento de un terapeuta especializado que te ayude a desarrollarlas.

Me gustaría que dejes tu comentario o lo que piensas sobre este tema, tu aporte es valiosísimo para mi y todos los lectores de este espacio.

[Total: 5   Promedio: 5/5]

5 comentarios en “Cómo convertirte en la persona que quieres Ser”

  1. Me ha gustado muchisimo
    Me parece un audio-texto muy util para abrir la mente y entender que fingiendo ser quién no eres adquieres patrones o conductas que solamente te perjudican por intentar ser quién los demás desean que seas

  2. Jairon Manuel Feliz Alcantara

    Me gusta mucho tu articulo lo lei sientos de veces y me lleno inspiracion a todo mis errores sociales durante toda mi vida, te agradezco mucho

  3. Douglas Rivera

    Felicidades excelente contenido me encado sigue adelante crack un saludo grande desde Bolivia Tarija

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

El precio EN OFERTA es de sólo RD$5,000 RD$4,300 p/p, disponible hasta el 21 de noviembre 2019.

INSCRÍBETE AQUÍ

Al reservar te llegará inmediatamente un correo electrónico con los datos del pago. 

El precio EN OFERTA es de sólo RD$900 p/p. Esta oferta vence en:

Días
Horas
Mins
Segs

RESERVA TU ASIENTO

Al reservar serás redireccionado a una página con los datos de pago. La reservación sin el pago correspondiente no se hace efectiva.